Escalar con guía el Picu Urriellu o Naranjo de Bulnes

Escalar el Picu Urriellu o Naranjo de Bulnes se ha convertido en los últimos años en la actividad más solicitada por aquellos que visitan la zona.

 

Realizar la ascensión con un guía de escalada proporciona la garantía de que la actividad se desarrollará de la forma más fluida posible

sur directa de los martinez

Directa de Los Martínez

Cara Sur – 280 m aprox.

Abierta en 1944 por Juan Tomás y Alfonso Martínez entre otros. Se trata de la vía más accesible para ascender el Picu Urriellu y por ello también la más frecuentada. Encontraremos grandes canalizos y un trazado directo. 

via cepeda

Vía Cepeda

Cara Este – 350 m aprox.

Pionera vía de la Cara Este del Picu. Abierta en 1980 por M. Jesús Aldecoa, Jaime Cepeda y Pedro Udaondo, esta ruta sigue el trazado más accesible esquivando las dificultades. Se escala sobre una caliza de calidad excelente.

amistad con el diablo

Amistad con el Diablo

Cara Este – 350 m aprox.

Abierta en 1980 por Alfredo Íñiguez y Chistian Marín.

Martínez Somoano

Cara Este – 420 m aprox

Abierta en 1974 por Tomás Martínez y Juan L Somoano.

pidal cainejo

Pidal Cainejo

650 m aprox.

Abierta en 1904 por Pedro Pidal y Gregorio Pérez. Hablamos de la primera y emblemática ascensión al Picu Urriellu. Escalando esta vía es imposible no recordar el tremendo mérito de los aperturistas en aquellos tiempos, y con el material del que disponían

Espejismo de Verano

Cara Este – 420 m aprox

Abierta en 1983 por Manuel Glez. y Manuel Álvarez. 

Sagitario

Cara Oeste – 260 m aprox.

Murciana 78

Cara Oeste – 600 m aprox.

Abierta en 1978 por Alfonso Cerdán, Juan Carlos Ferrer, y Jose Luís y Juan Carlos García Gallego. Gran clásica de dificultad con un trazado bonito y lógico sobre un muro vertical y de roca compacta.

Directísima

Cara Oeste – 550 m aprox.

Abierta en 1974 por Miguel García Gallego, Juan Carrillo, Carlos del Campo y Mariano Cantabella. Gran clásica de elevada dificultad 

Rabadá Navarro

Cara Oeste – 750 m aprox.

Primera ascensión en 1962 por Alberto Rabadá y Ernesto Navarro tras cuatro vivacs en pared. 

Se trata de la vía más larga del Picu Urriellu y la clásica de dificultad por antonomasia de éste gran monolito.