Buscando en el baúl de los recuerdos, encontramos estas curiosas fotografías de una competición de escalada deportiva realizada en el año 1985 en Panes (Asturias), cuando dicha modalidad estaba empezando a surgir como tal.

Fué organizada por la Escuela Cántabra de Alta Montaña y en ellas podemos apreciar la evolución que ha sufrido el material de escalada en comparación con la actualidad, además de la llamativa y ochentera indumentaria de los participantes.


Comenzaba a crecer la escalada de dificultad en la zona de Picos de Europa y El Cueto Agero gracias a la ayuda de los modernos materiales que iban llegando a España, las aperturas se sucedían por líneas extraordinarias que posteriormente serían forzadas en libre.

La revolución de la goma cocida en los piés de gato, los arneses deportivos ligeros y la motivación de estos guerreros de la roca hacían el resto.


También en el Valle de Liébana y en el Desfiladero de la Hermida se comenzó a equipar sectores deportivos donde la dificultad se disparaba con una atlética y futurista visión. Aperturistas como Javier Sáenz, Ángel Bengoechea, Gema Lanza, Carlos Cue, asturianos como Eduardo de Deus (entre muchos otros), Guías locales, Grupo de Rescate GREIM… nos dejaron un legado de carácter pionero donde las repeticiones siguen sucediéndose actualmente gracias a estos creativos escaladores.



Al repetir las rutas de largos abiertas antaño y más anteriormente hoy en día, nos sentimos estupefactos y nos estremece pensar en los primeros que pasaron por allí, aún más cuando imaginamos el material del que disponían.


A día de hoy, nos sentimos eternamente agradecidos a estos visionarios, grandes pioneros de la escalada en roca, que nos dejaron un legado de valor incalculable el cual podemos aún disfrutar y que podemos seguir expandiendo gracias al potencial de Picos de Europa, el Valle de Liébana y el Desfiladero de la Hermida.

Las imágenes fueron capturadas con una cámara Réflex por José Ríos Espinosa, montañero y aficionado a la fotografía.

WhatsApp chat