El Valle de Liébana, un sin fín de posibilidades

Situado bajo las faldas del Macizo Oriental de los Picos de Europa, es visitado todos los años en fechas estivales por miles de turistas que buscan la paz y la armonía en el medio natural, o bien las aventuras que ofrecen el valle y sus grandes montañas llenas de magia y sobre todo de historia. Actividades como barranquismo, vías ferrata, escaladas, rutas a pié, en bicicleta o a caballo, parapente, MTB o senderismo están aseguradas.

Es una pena que esta afluencia de turismo no exista durante todo el año, puesto que en Liébana gozamos de un microclima excepcional en toda la zona norte de la Península, se trata del clima Mediterráneo.

El hecho de que el valle esté situado a la escasa altitud de unos 300m sobre el nivel del mar; unido a las cumbres que lo rodean (las cuales superan en muchos casos los 2000 m) hacen que se produzca este fenómeno, que para muchos amantes del outdoor es un sueño. Temperaturas muy suaves, pocas precipitaciones y un entorno mágico: ¿qué más se puede pedir?

Escalada deportiva en el Valle de Liébana
La roca caliza que predomina en el 90% del valle es de una altísima calidad. A su vez encontramos una amplia variedad de sectores con distintas orientaciones que nos permiten disfrtutar durante todo año. 

Diferentes estilos de escalada: Desplomes, fisuras, placas de adherencia, chorreras, pequeñas regletas… Hacen de Liébana el destino perfecto para esta actividad.

Desde este blog queremos dar a conocer los sectores de mayor calidad de Liébana y de otras zonas (como Picos de Europa y el Desfiladero de la Hermida)  junto a sus croquis con una descripción lo más elaborada posible. 

Agradecemos a los equipadores (guías de montaña de la zona, escaladores locales y GREIM) que hacen las labores de reequipamiento y mantenimiento, divulgan croquis y fomentan la protección de los sectores; su limpieza y mantenimiento y respeto a las restricciones oportunas para que la escalada siga siendo una actividad sostenible, siempre ligada al cuidado del entorno y la naturaleza. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *